BOREOUT versus BURNOUT

BOREOUT versus BURNOUT

El Boreout es un síndrome relacionado con el malestar en el ámbito laboral debido a un trabajo poco retador. Provoca depresión, ansiedad y estrés afectando a la productividad y a la salud física y emocional.

El Burnout, aparece cuando la persona se encuentra saturada por un exceso de trabajo, expuesto a múltiples exigencias, poca autonomía y escaso apoyo de su entorno, generando altos niveles de ansiedad y de estrés afectando a su trabajo.

Aunque los motivos son diferentes, ambos síndromes tienen iguales consecuencias para la salud laboral del trabajador y su rendimiento.

Al final, tanto en el síndrome de Boreout como en el de Burnout está implicada la mente. La emoción juega un papel determinante. No se toma la misma decisión estando nervioso/a o alegre, como tampoco realizas las tareas igual cuando estás enfadado/a que cuando estás triste.

En el síndrome de Boreout suele suceder que el trabajador siente una desmotivación que conduce a un bajo estado de ánimo e inseguridad. Puede dañar emocionalmente a la persona, llegando a padecer problemas de depresión, crisis de ansiedad, autoestima y, como consecuencia, al absentismo laboral.

Según recoge un estudio realizado por Randstad, las cifras de absentismo laboral del primer trimestre del 2019 en nuestro país pasaron el millón de personas, el 73.6% de ellas se ausentaron por incapacidad temporal y el 26.4% restante faltaron al trabajo pese a no tener la baja.

Es fundamental que la empresa cuente con los recursos necesarios enfocados al cuidado del trabajador y que éste sienta que su empresa está interesada en su salud y en su bienestar, garantizándole un espacio de seguridad y confianza. Es importante además, una buena comunicación con el trabajador, ya que ayudará a evitar frustraciones y a mejorar su confianza.

Las empresas deben ser conscientes de que esta condición existe y tanto el Boreout como el Burnout deben tenerse en cuenta, ya que provoca serios problemas tanto para el trabajador como para la empresa llevando a tener consecuencias negativas.

Promover el cuidado de una mente sana y un cuerpo sano favorece la salud tanto física como emocional del trabajador, notando que es valioso en la empresa y que forma parte de la misma. Así, no solo se aumenta la satisfacción del empleado, sino que también lo hace su motivación, productividad individual/colectiva y, en consecuencia, la de toda la empresa.

Desde nuestra división de ‘Empresa Saludable’ trabajamos de manera multidisplinar para optimizar los resultados. Por eso lo hacemos a través de distintas áreas de la salud: nutrición, psicología y entrenamiento. Ayudamos a las empresas a brindar a sus empleados las herramientas y recursos adecuados utilizando distintos formatos atractivos y accesibles, y adaptándolos según necesidades.

A mayor bienestar, mayor compromiso tendrán nuestros empleados.

Para más información, consúltanos.

Comparte este post:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *