¿Problemas con el acné? Tips en alimentación para frenar su avance

¿Problemas con el acné? Tips en alimentación para frenar su avance

El acné se considera una enfermedad crónica, multifactorial y de carácter inflamatorio. Es una afección dermatológica muy común, que puede aparecer en cualquier etapa de la vida, aunque se presenta con mayor frecuencia a lo largo de la adolescencia (80%). Para las mujeres, la edad de mayor incidencia se sitúa entre los 14-16 años, mientras que para los varones se sitúa en los 17-19 años.

Los factores pueden ser tanto genéticos, hormonales o ambientales. La alimentación forma parte de los factores ambientales, y puede modular hasta cierto punto la evolución y el grado.

Por ejemplo, otro factor conocido que interviene en el acné es el tabaco, de manera que los fumadores activos tienen mayor riesgo de presentar dicha afección respecto a los no fumadores. Del mismo modo, la administración de ciertos medicamentos (andrógenos, antitiroideos, barbitúricos, corticoides, derivados yodados, isoniazida, litio, vitamina B12 o vitamina D), cosméticos no «libres de grasa» y algunos productos químicos, influyen en su desarrollo y persistencia.

Existe una gran literatura científica detrás del acné, pero son contradictorios y tampoco resultan claros a la hora de dar recomendaciones prácticas. La alimentación puede modular la aparición y frenar la gravedad del acné, pero no hará que desaparezca por completo sin tratar otros factores como el ejercicio, la gestión del estrés y factores hormonales.

La relación que existe entre los alimentos y el acné se basa en un proceso inflamatorio. Hay ciertos tipos de alimentos que se relacionan con una reducción del acné, como pueden ser:

  • Frutas y verduras: el consumo de licopeno, un pigmento que se encuentra en las frutas y verduras de color rojo se asocia con una gran reducción (tomate, sandía, fresas, pimiento rojo).
  • Legumbres: gracias a la fibra que contienen favorecen la regulación de la insulina y facilitan un mayor control glucémico.
  • Pescados azules: gracias a su omega 3 tiene una acción antiinflamatoria que puede reducir la inflamación.
  • Frutos secos y semillas: además de sus grasas poliinsaturadas ayudan a prevenir el acné gracias a minerales que contienen como el magnesio, selenio y zinc.
  • Tés e infusiones: la fitoterapia ayuda a favorecer la depuración, la eliminación de bacterias y la reducción de la producción de grasa, como la salvia y la albahaca.
  • Plantas como el aloe vera: posee acción cicatrizante de heridas, antiinflamatoria, inmunomoduladora, antiviral, antiulcerosa, hipoglucemiante e hipolipemiante. Prueba a comprarte una pequeña plantita y te untas su gel de dentro, fresquito de la nevera.

En general, es más consistente la literatura científica que hay detrás de aquellos alimentos y dietas que influyen negativamente sobre el acné. Por ejemplo, las dietas con altos niveles de grasas y/o ultraprocesados influyen en la producción de sebo: bollería, dulces, azúcar, grasas animales, embutidos, zumos, precocinados, galletas, cereales azucarados, ultra procesados en general; provocan un grado de inflamación cada vez más alto a nivel general y esto puede empeorar claramente el acné.

Si la alimentación es saludable y no se incluyen este tipo de alimentos, así como alcohol ni tabaco, pueden ser útiles las siguientes estrategias:

  • Eliminar carnes grasas y embutidos
  • Reducir el consumo de lácteos (leche principalmente)

Dicho esto, queremos lanzarte algunas ideas a modo de reflexión:

  • Pensemos en lo que hacemos en nuestro día a día, no en acciones que realizamos puntualmente, ya sean saludables o no.
  • No busques alimentos milagro, busca hábitos que, en conjunto, reduzcan el acné.
  • Aumenta frutas, verduras, frutos secos y pescado azul.
  • Reduce ultraprocesados, carnes procesadas y rojas, y si es necesario, lácteos.

¡Hoy es un buen día para empezar a cuidarse de dentro hacia fuera! Si quieres que te llamemos para un asesoramiento personalizado, escríbenos en el apartado de Contacto.

Comparte este post:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *