¿Qué es el apego y por qué es tan importante?

¿Qué es el apego y por qué es tan importante?

El apego es un vínculo afectivo que se establece entre el cuidador primario y el bebé. Este vínculo es necesario para que el bebé sobreviva porque él solo no es capaz de cubrir sus propias necesidades.

Además, este vínculo va a ayudar al bebé a aprender a regular sus emociones ya que él mismo no es capaz de regularlas.

¿De qué manera puede responder el cuidador primario a las necesidades del bebé?

Puede actuar de diferentes maneras:

  • Si es un apego seguro, el cuidador sabrá calmar al bebé y cubrirá las necesidades de este.
  • Si es un apego inseguro (ambivalente o evitativo), el cuidador se angustiará porque no sabrá calmar las necesidades de este.
  • Si es un apego desorganizado, el cuidador actuará de manera impredecible y, por tanto, no será capaz de cubrir las necesidades del bebé.

¿Qué impacto tendrá en el bebé la respuesta del adulto?

  • Si el apego es seguro, tendrá unas expectativas sobre el mismo los demás y el mundo positivas. Además, es más probable que la manera de relacionarse con los demás sea sana.
  • Si el apego es inseguro (ambivalente o evitativo) o desorganizado, las expectativas sobre sí mismo, los demás y el mundo serán negativas.

A pesar de que estos dos últimos tipos de apego (inseguro y el desorganizado) tienen en común las expectativas, ambas se diferencian en la predictibilidad de las conductas, es decir, en el apego evitativo, el niño va a saber la manera que tiene el cuidador de actuar, mientras que, en el apego desorganizado, esto no ocurre.

¿Qué consecuencias tendrá?

  • Si el tipo de apego es seguro, el niño se relacionará con los demás de una manera sana.
  • Si el tipo de apego es inseguro, el niño tendrá una respuesta mucho más explosiva cuando tenga alguna necesidad no cubierta (apego ambivalente) o evitará evidenciar que tiene una necesidad no cubierta, ya que nadie es capaz de cubrísela (apego evitativo). Esto hará que se relacione de forma inadecuada.
  • Si el apego es desorganizado, el niño no sabrá cómo responder. Esto es así porque no es capaz de predecir la respuesta del adulto. Esto hará que se relacione de forma inadecuada.

Entonces, ¿qué tipo de apego es el más sano?

El apego seguro es el más sano dado que este tipo de vínculo va a favorecer que las expectativas que tenemos de nosotros mismos, los demás y el mundo sean positivas. Además, gracias a este podremos predecir cómo se comportarán los demás con nosotros mismos y podremos buscar el apoyo que necesitamos cuando tengamos alguna necesidad. 

Comparte este post:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.