Tips para entrenar durante el verano

Después de esta situación tan atípica, llega el verano tan deseado por todos, en el que, aunque vaya a ser un tanto diferente, somos nosotros quienes debemos adaptarnos y convertir esta adversidad en una situación favorable y de la que sacaremos ventajas.

Desde Alimentación3s te proponemos tres consejos que debes seguir si quieres mantener esos hábitos de entrenamientos adquiridos durante la cuarentena y no echar todo ese trabajo por tierra.

Consejo nº1: Sé constante

Como bien comentaba antes, el verano es un período merecido de descanso, pero eso no implica que nos olvidemos completamente de lo realizado previamente, sino que debemos usar este tiempo para sacar partido a esas virtudes adquiridas.
Nuestro cuerpo no entiende de estaciones del año, lo que queda claro es que necesita estímulos y debemos proporcionárselos, es por ello por lo que no debemos dejar de lado el deporte y adaptar nuestras actividades.

Consejo nº2: No lleves tu cuerpo al límite

Problema que nos encontramos siempre llegados a este momento. La mayor parte de las veces, al no llegar a esa constancia de la que hablábamos en el apartado anterior, se genera la ansiedad de intentar llegar a una situación límite de actividad física semanas previas al verano.
Esto no puede ser así, debemos actuar con cautela y ser conscientes de nuestra condición física.

Podemos encontrarnos dos situaciones adversas:

  • Llegar después de una lesión o un período más sedentario

    En primer lugar, debemos aceptar que no llegamos en una situación óptima para hacer ejercicio como de costumbre. Una vez teniéndolo en cuenta, utilizamos el verano como un período de recuperación y de “pretemporada” para prepararnos y marcarnos un hábito que implantaremos en nuestra rutina.
    Por tanto, podemos realizar actividad física de forma regular, pero siendo muy conscientes de nuestras limitaciones y regular la intensidad.
  • Llegar en buen estado de forma

    ¿Qué debo hacer? Continua con esos hábitos adquiridos y busca actividades que puedan potenciarlos, para así motivarte aún mas con el ejercicio.
    Fíate siempre de profesionales y gente cualificada, no solo el querer innovar consiste en seguir a las personas más influyentes, sino que deberíamos seguir a las más cualificadas y que te aporten contenido de calidad.

Consejo nº3: Peligros del calor

Error muy común cuando nos adentramos en esta estación en la que en la mayoría de los lugares a los que viajamos se produce un considerable ascenso de las temperaturas o incluso demasiada humedad y no tenemos estos factores en cuenta.

Realizar actividad física en momentos en los que las temperaturas son muy elevadas provocará un gran riesgo para nuestra salud, es por esto por lo que cuando notemos un aumento de la temperatura de nuestro cuerpo, mareos o pérdida de equilibrio, debemos cesar la actividad por completo.

Para prevenir esta situación, es importante comenzar nuestra actividad a primera o última hora del día, para que así la temperatura se asemeje a la que estamos habituados. No olvidarnos nunca de hidratarnos y evitar en estos casos comenzar nuestra actividad en ayuno, intentando en la medida de lo posible, ingerir algún fruto seco o pieza de fruta previamente y al finalizar.

Si seguimos estas pautas, evitaremos tener problemas durante nuestro entrenamiento, así como prevenir lesiones durante el mismo. Es el momento donde la mayoría de las personas tendemos a excedernos más de la cuenta tanto en el ámbito del ocio, descuidando nuestros hábitos, como en el entrenamiento donde para llegar a tono duplicamos nuestras rutinas.

Si no quieres cometer estos errores planifica tu entrenamiento en función de las pautas que te hemos planteado, controla la intensidad y el momento del ejercicio y sobre todo y más que nunca ten muy presente el descanso, no por más que quiera exprimir y sacar el máximo de cada entreno voy a obtener siempre mayores resultados.

Y recuerda establecer cuáles son tus metas a la hora de hacer ejercicio. ¡Te dejamos unas claves para no abandonarlo!

Sé constante, escucha a tu cuerpo, prevé las dificultades que se te puedan plantear y anticípate a ellas.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *